miércoles, 5 de noviembre de 2008

Bienvenidos


Hola,

Esta es mi nuevo blog desde el que quiero compartir con vosotros aquellas impresiones que os puedan interesar.

En nuestra consulta contamos con un completo equipo de profesionales para ofreceros la mejor atención, en un entorno de la máxima confianza, seguridad y discreción.

Nuestras instalaciones se encuentran en la prestigiosa Clínica Teknon de Barcelona, desde la que os podemos ofrecer una infraestructura de primer nivel mundial.


Gracias por participar.

Páginas amigas:
Teleasistencia

Directorio de Blogs
Blooster Blog 
Health Blogs 

Woman | Health
Blog Directory
Directorio de blogs
blogarama - the blog directory

9 comments:

Janis dijo...

Dr. Paloma,
celebro inagurar su blog. Tengo entendido que usted es uno de los mejores profesionales a nivel europeo. Por este motivo, me gustaría saber su opinión acerca de la gran demanda de operaciones estéticas. ¿Cree que son realmente necesarias o, por el contrario, la sociedad nos genera una falsa necesidad?
Gracias de antemano.
Janis

Dr. Vicente Paloma dijo...

Gracias por participar y hacer una pregunta tan interesante.
Siendo conciso, una gran mayoria de las pacientes tienen un motivo real para ser intervenidas dentro de la sociedad en que nos ha tocado vivir. En que nosotros ya somos incapaces de vivir sin movil, sin televisor o sin coche.
Ahora bien lo dificil es saber quien realmente no es subsidiario de ser intervenido, bien porque no tiene un motivo real, bien porque no está preparado para un cambio o bien porque espera algo que nosotros no podemos ofrecerle.
Gracias Janis.
Vicente Paloma

Janis dijo...

Dr. Paloma,
¿la salud de una persona es equiparable a un teléfono móvil, a un televisor o a un coche? A eso justamente me refería. En mi opinión, cualquier intervención de cirugía estética comporta unos riesgos que van más allá de la cuestión puramente estética. ¿ Cómo saber quién es el candidato ideal? No estamos hablando de un concurso, sino de salud, y algunas veces eso se olvida. Si el móvil se te estropea puedes cambiarlo por otro, y lo mismo sucede con el coche o el televisor. Pero ¿ qué pasa cuando una persona se opera con toda su ilusión y le quedan secuelas de por vida? ¿ quién arregla eso? ¿ Movistar? ¿la sociedad? ¿ o tal vez el tipo del concesionario? Me va a perdonar pero considero que deberían adoptarse una serie de medidas al respecto que, a fecha de hoy, aún no se contemplan. No obstante, me consta que es usted un excelente cirujano y le agradezco nuevamente de antemano sus comentarios porque creo que son pocos los cirujanos que contestan a este tipo de cuestiones sin sentirse intimidados.
janis

Dr. Vicente Paloma dijo...

Mira que empezar el blog así de fuerte. Me parece bien porque realmente es un tema de interés para todos. Mi especialidad es la Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Esta consiste en la reparación de todo tipo de defectos, tanto los provocados por la extirpación de tumores, como por accidentes, como por quemaduras o por defectos congénitos. Dentro de estos útimos también hay una gran variedad, desde el labio leporino con todos los trastornos funcionales y psicológicos que conlleva hasta una asimetria mamaria, o una deformidad en la nariz más o menos acusada con las alteraciones funcionales , de respiración que pueda tener así como las alteraciones psicológicas que le pueda ocasionar. Sabe usted decirme donde acaba la cirugía reconstructiva y donde empieza la cirugía Estética. No lo puede hacer porque están tan relacionadas que forman parte de lo mismo.
Con eso no quiero decir que la gente que se quiera intervenir de lo que sea debe ser consiente de que existen ciertos riesgos y debe asumirlos. De la misma forma que cuando uno conduce puede tener un accidente y segun usted , y con buen criterio, seat no tiene porque hacerse cargo.
Cuando realizo intervenciones y veo la felicidad que aportan , parte de esa felicidad me la transmiten. Cuando los resultados no son lo esperados, esa tristeza también me la llevo a casa y la comparto. Y eso es así, en medicina la relación con el paciente es muy intensa para lo bueno y para lo malo. Debido a que las cosas no siempre salen bien, y nosotros debemos informar de que esto a los pacientes. Nuestra responsabilidad está en formarnos para que eso no suceda, y si sucede tener alternativas para subsanarlo.
Gracias por la conversación, esto del blog me gusta

Janis dijo...

Dr. Paloma,
mis más sinceras disculpas si con mi comentario le he ofendido. No era mi intención.
En cuanto a la pregunta que me formula de si soy capaz de establecer dónde acaba la cirugía reconstructiva y dónde empieza la cirugía estética, le diré para su asombro que sí: la cirugía reconstructiva es la que corrige cualquier defecto de origen genético que se sale de los límites de lo normal, así como la reparación de alguna parte del cuerpo tras un accidente, por poner un ejemplo. La cirugía estética, sin embargo, consiste en resaltar o disimular aquellas partes del cuerpo que no gustan, es decir, es más una cuestión de capricho que de necesidad. ¿ Sabría usted precisarme dónde empieza el capricho y dónde la necesidad?
Entiendo que no es plato de buen gusto tener que justificar la profesión de uno como si estuviera haciendo algo malo, pero con los tiempos que corren y del modo que se trata este tipo de cuestiones, considero de vital importancia que ustedes, los cirujanos plásticos, sean más objetivos y distantes con las personas que acuden a sus consultas. Decir NO a veces es un gran acierto.
Del mismo modo, discrepo con algunas de las cosas que apunta en su último comentario, pero las dejaré para más adelante. A pesar de que he percibido cierta ironía en su comentario -ironía que encajo a las mil maravillas-, debo reconocer que a mí esto del blog también me está gustando.
Gracias.

Dr. Vicente Paloma dijo...

Lo que si le digo es que lo que para usted es facil de diferenciar, en realidad no lo es tanto. Saber separar lo que es capricho de necesidad, Estética de Reparadora, Congénito o adquirido... Todas estas comparaciones están sujetas a tantas cognotaciones de cada persona que usted se lo puede aplicar así mismo pero no generalizarlo.
En cualquier caso le diré dos cosas, muchas veces digo NO y seguiré reflexionando sobre sus ideas los próximos años, al igual que lo he hecho los últimos veinte.
Gracias de nuevo.

Janis dijo...

Me ha convencido. Y le reconozco que no es fácil hacerme cambiar de idea. Su intención no es ésa, lo sé, y tampoco es la mía hacerle comulgar con mis ideas e influir en su criterio. El caso es que tiene razón. Cada persona es un mundo; con sus sentimientos, sus necesidades, su forma de concebir lo que le rodea... qué fácil sería si todos sintiéramos y pensáramos del mismo modo. Qué fácil y qué aburrido. Espero que en eso esté de acuerdo conmigo. No interprete mis comentarios como un ataque. Al contrario, debo decirle que siento un gran interés por todo lo que usted comenta porque la mejor manera de aprender es mostrándose receptivo al cambio, sea del tipo que sea. Usted es un excelente cirujano, eso está claro.Y algo me dice, tal vez mi sexto sentido, que sabe decir NO siempre que lo considera oportuno. El probema, y aquí le planteo otra cuestión, es que a pesar de que usted diga NO siempre habrá algún colega suyo que diga SÍ. ¿ Ve la contradicción? ¿ En qué se basa el criterio de un cirujano? ¿Cada uno tiene el suyo propio o cree que deberían adoptarse criterios comunes en beneficio de la salud de los pacientes?
Dicho esto, le agradezco su interés por mantener la conversación porque me resulta interesante y didáctico. Gracias

Dr. Vicente Paloma dijo...

Después de estas fiestas navideñas vamos a centrar un tema importante.
DURABILIDAD DE LAS PROTESIS DE SILICONA:
Esta es una pregunta frecuente en la consulta de todo cirujano Plástico. (Desde que alguién dijo que se le rompieron en un avión, es una pregunta que me hacen a diario).
Voy a ser breve pero el concepto se centra en la cohesividad de las prótesis. Las prótesis antiguas, que en muchos sitios se usan porque son mucho más baratas, estaban compuestas por silicona de baja cohesividad, esto es, como un gel un poco más denso que un aceite. l problema que teníamos es que con el paso del tiempo existe un desgaste del envoltorio y se producia un poro y una fuga de la silicona fuera de la prótesis, produciendo una irritación de la cápsula y un endurecimiento de la misma, que denominamos ENCAPSULAMIENTO. Este es el motivo por el cual se recomendaba el recambio entre 10 y 15 años después de la cirugía, tiempo en el que se estima que empieza a aumentar el riesgo de que aparezca un poro y su complicación.
Hoy en día las prótesis modernas son las de gel de silicona de alta cohesividad. Esto significa que la silicona de las que estan hechas es como una especie de goma, que aunque la cortes no se va a deformar, ni esparcir por ningun lado. Por eso no hay miedo a que exista salida del gel de silicona fuera de la prótesis y por eso se dice que son de por vida. En realidad la estimación es de unos 50 años, no para toda la vida. Pero 50 años son muchos años.
En cualquier caso los avances científicos que apareceran tras tantos años nos pueden hacer cambiar el criterio y a lo mejor podremos realizar aumentos de mama con celulas madre de la propia paciente que hayamos desarrollado en un laboratorio el volumen y forma deseado.

Janis dijo...

Realmente un tema apasionante el de las células madre. Gracias por volver Dr.Paloma, aunque escribo en diferentes blogs el suyo me llama especialmente la atención. Lo que yo tengo entendido es que esta terapia está pensada para aquellas mujeres que han perdido el pecho tras un cáncer de mama, aunque no se descarta que pueda utilizarse también con fines estéticos. En Japón 19 mujeres han sido sometidas a este tratamiento con éxito, que dura menos de una hora y mediante liposucción se extraen las células madre de la grasa de la propia paciente y posteriormente se inyecta en los pechos, de modo que en unos seis meses el tejido se regenera. ¿ Es a eso a lo que se refiere? Porque usted hace alusión a los laboratorios y, seguramente porque soy profana en el tema, me suena a ciencia ficción.
Por cierto, fue Ana Obregón a quien le explotaron en un avión. Lo sé porque yo iba sentada a su lado y la escena fue dantesca. Las suyas no eran de gel de silicona de alta cohesividad. Horroroso, créame.